¿Qué es la Disciplina Positiva?

Para mí la Disciplina Positiva es mucho más que una nueva metodología, es una filosofía de vida, un cambio de mirada, no únicamente hacia la infancia, sino hacia el mundo en general. He de reconocer que ya antes de mi certificación como educadora de familias en DP, había muchos aspectos de la educación (como educadora y como madre) que no acababan de encajar conmigo y mi manera de hacer. Muchos de ellos me resonaban en algún lugar de mi ser, y no acababa de estar segura y convencida de lo que hacía. Entonces, no me sentía bien con muchas de las cosas que hacía y me planteaba y replanteaba que hacer delante de comportamientos no aceptados por la sociedad (porque hablar de buenos y malos no me parece acertado), hasta que topé con la DP y fue como tomar consciencia y poner en orden muchos de mis pensamientos y sentimientos.

En mi opinión, el término disciplina no hace justicia, puesto que en nuestro idioma tiene connotaciones negativas vinculadas a los castigos y al control. Nada más lejos de la realidad. Disciplina viene del latín discipulus (discípulo). Y discípulo viene de disco (aprender). Nada lo acerca al castigo más que nuestro lenguaje cotidiano. Aclarado queda para los que la palabra disciplina les genera una barrera a priori. Seguimos.

La DP está basada en la obra de los psiquiatras A. Adler y R. Dreykurs. Estos desarrollaron sus estudios y principios a partir de los años 20. Fue décadas después, en 1980 y hasta la actualidad, cuando las psicólogas J. Nelsen y Lynn Lott sistematizan y experimentan con actividades vivenciales para hacer llegar a las familias un cambio de mirada basado en la DP que conocemos actualmente. En España la primera certificación como facilitadores fue en 2013.

Muchas personas me preguntan ¿pero qué es eso de la Disciplina Positiva? A menudo les cito una frase de la propia Jane Nelsen: ¿De dónde sacamos la absurda idea de que para que un niño se porte bien, primero tenemos que hacerlo sentir mal? Y continuo…, y ¿cómo se les hace sentir mal? pues con castigos, gritos, amenazas, chantajes, miedo… Entonces muchas personas creen que si no basas la educación de tus hijos en todas estas cosas pues seguro que serás uno de esos que dejas hacer con total permisividad. Pues no, tampoco. La DP es justamente educar con amabilidad, con cariño, pero también con firmeza. No son incompatibles, sino complementarios y necesarios. La DP entiende que todo comportamiento tiene una motivación y que la finalidad última siempre es pertenecer y contribuir. El cambio de mirada que propone permite la conexión, está basada en el respeto mutuo y tiene el objetivo de facilitar la adquisición de competencias para la vida. Remarca que el error es una oportunidad de aprendizaje y está enfocado en la solución y no en el comportamiento, esto la hace efectiva a largo plazo, pero efectiva; y enriquecedora para todos los miembros de TU familia.



  • 18
  • 0
  • 33
  • 0
  • 38
  • 20
  • 31
  • 6
  • 22
  • 0
  • 28
  • 3