Libros para la llegada de un hermano

Este ha sido, sin duda, un año con muchos cambios. Un mes antes de empezar la escuela, nuestro hijo se convirtió en hermano mayor. En un post anterior tenéis algunos libros que nos sirvieron para trabajar la adaptación escolar. Pues como los libros siempre son una buena opción para elaborar temas con los hijos, aquí os dejo dos de los libros que usamos para trabajar la llegada del pequeño. Y es que, con la llegada de un segundo hijo el amor se multiplica; cierto es, pero el tiempo se divide. Por esto último, también encontrareis herramientas para trabajar la llegada de un hermano aquí.

#Un bolsillo lleno de besos, de Audrey Penn, ilustrado por Barbara L. Gibson.

Como continuación de Un beso en la mano, del que ya os hablé en el post sobre adaptación escolar, su autora narra la situación que vive el pequeño mapache Chester con la llegada de un hermanito. En la misma línea emotiva del primer cuento, y con tiernas ilustraciones, la historia permite conectar con los sentimientos que viven los hermanos a la llegada de nuevos miembros de la familia y de esta manera trabajarlo de manera respetuosa y afectiva a través de su lectura.

#Todos sois mis favoritos, de Sam McBratneey, ilustrado por Anita Jeram.

Este cuento narra la historia de tres pequeños hermanos osos, que, conscientes de las diferencias que hay entre ellos, se plantean quien será de los tres el favorito de papá y mamá. El mensaje que el autor quiere transmitir es que, a pesar de las diferencias, los papás quieren a todos sus hijos porque todas esas cualidades hacen especial a cada uno de ellos en su individualidad. Las ilustraciones son muy tiernas y me parece positivo que sea de páginas duras y gruesas para que los más peques de la casa puedan también manejarlo de manera autónoma. A menudo somos muy conscientes de la necesidad de trabajar los celos del hermano mayor respecto al pequeño, y olvidamos que también es necesario contemplarlo a la inversa. Este cuento permite hacerlo.

#Teo y su familia, de Violeta Denou.

En casa no seguimos una línea pedagógica única, sino que cogemos de cada una de las que somos más afines los aspectos que más sentimos que encajan con nuestra manera de criar. En este sentido, es cierto que cuando hablamos de cuentos para trabajar el día a día, me gusta incorporar libros de inspiración Montessori. Éstos, por su realismo, permiten mostrar y hablar de situaciones cuotidianas. Para este tema contamos en casa con Teo y su familia, pero encontrareis otros, incluso más adecuados, como Teo y su hermana. Éste no lo tenemos, pero lo recomiendo también. Los clásicos de Teo siempre suman.

Ya me contareis que os parecen. ¡A nosotros nos encantan!



  • 18
  • 0
  • 33
  • 0
  • 38
  • 20
  • 31
  • 6
  • 22
  • 0
  • 28
  • 3