Ruta Santa Coloma de Farners

Esta pandemia parece que nos ha deshumanizado un poco a todos. Para nosotros salir a la naturaleza siempre ha significado conexión, bajar el ritmo y fluir, pero esto ahora es más importante si cabe. Ahora nos es vital poder ofrecer a nuestros hijos y a nosotros mismos actividades de tiempo libre que nos permitan alejarnos de las restricciones a las que nos obliga la situación de crisis sanitaria. En este post quiero compartir una excursión improvisada que hicimos hace unos días a Santa Coloma de Farners. Como muchas otras veces, nos trasladamos en coche al Parque de Sant Salvador. Un espacio natural donde predominan altos y frondosos árboles, en su mayoría plátanos, la sombra de los que se agradece en plena ola de calor. El parque tiene una zona de columpios, pero para nosotros el verdadero atractivo es la zona más natural de la que se puede disfrutar siguiendo la riera de Santa Coloma. Hicimos un tramo de la Ruta de l’Aigua saliendo caminando desde el Parque, siguiendo la riera en dirección a la Font Picant. A partir de allí vamos siguiendo el camino. Es bastante llano, pero mejor hacerlo caminando o porteando. A unos minutos de la Font Picant encontraremos una bifurcación y tiraremos hacia la izquierda. Seguiremos ese camino que nos llevará a rodear un vivero de árboles y arbustos ornamentales. Al final del vivero se acabará el camino y habremos llegado a una corta zona asfaltada donde encontraremos, a pocos metros, la Poza d’en Vilà, para nosotros el Gorg d’en Vilà (1,8 km desde el parque). Ésta se utilizaba para el regadío y también era usada como piscina natural donde muchos de los niños del municipio aprendían a nadar.

Una vez allí, las indicaciones de la Ruta de l’Aigua te invitan a volver por el mismo camino y una vez de vuelta en el parque seguir la ruta hacia la Font de Sant Salvador y más adelante el Balneari Termes Orion. En nuestro caso decidimos hacerlo siguiendo el curso de la riera y con los pies (y un poco más) en remojo. Después de unos 20 minutos llegamos de nuevo al parque de Sant Salvador, donde pudimos seguir disfrutando del agua y la tierra. Muy recomendable. Además, desde el mismo parque y desde la poza se puede subir al Castillo y a la Ermita de Farners, donde hay una amplia zona de pícnic (con sombra y al Sol) para reponer fuerzas. Queda pendiente para el otoño-invierno. ¿Os animáis?



  • 11
  • 0
  • 18
  • 0
  • 33
  • 0
  • 38
  • 20
  • 31
  • 6
  • 22
  • 0