Sobre mi

¿Sobre mi? Qué difícil, pero lo voy a intentar. Soy Saray y desde el miedo y la humildad me lanzo al proyecto de crear un blog. Este espacio, de ahí su nombre, quiere ser una oda a la locura, al descontrol, al dejarse llevar, a todo eso que tanto he temido y que se ha hecho tan necesario en la aventura de ser mamá. Pues sí, me convertí en mamá en octubre de 2015 (desde entonces amo el otoño). Una tarde de otoño llegó él, nuestro primer hijo; llegó cuando quiso y como quiso, me puso la vida del revés desde mucho antes de nacer, todo se desmoronó para volverse a levantar, un revivir absoluto de todo, todo, todo… Valores, principios, costumbres, creencias… Y cuando empezábamos (mi compañero de vida y yo) a recomponernos de tanto caos, decidimos que queríamos agrandar la familia. Y el primer día de agosto de 2018, en plena ola de calor, llegó el segundo, la pieza que faltaba a nuestra familia, ahora de cuatro. Ellos me han dado la mayor de las lecciones; con ellos (y con el papi de los cachorros) aprendo a diario todo lo que hasta ahora no he podido aprender por mí misma, he entendido que lo importante es estar y amar, y no pensar y planificar. Ahora sé que la perfección no se necesita, que no hay que buscarla, que puedo dejar de controlar, que puedo entregarme a vivir, con locura. Y aquí estamos loquitos, loquitos, porque la cordura está sobrevalorada.

Mucho antes de todo esto me formé en educación social, psicopedagogía y mediación familiar y desde el primer momento he ejercido mi carrera profesional vinculada al mundo de la educación. He trabajado tanto con adolescentes, como con adultos, y cada vez soy más consciente que solo se producirá un cambio real en nuestra sociedad a través de l@s niñ@s y el trabajo con las familias. Con esta idea me he certificado como educadora de familias en Disciplina Positiva por la Positive Discipline Association. Esta formación ha resultado reveladora y me ha aportado respuestas en la crianza de mis hijos y la motivación para crear un nuevo proyecto profesional de acompañamiento familiar.

Sin más, me apetece compartir contigo esta aventura profesional y personal, educadora y mamá, y contribuir de alguna manera a divulgar la necesidad de una crianza consciente, afectiva y respetuosa. ¡Gracias por estar al otro lado!



  • 18
  • 0
  • 33
  • 0
  • 38
  • 20
  • 31
  • 6
  • 22
  • 0
  • 28
  • 3